el AMOR de tus vidas

ūüíěTantas Vidas, Tantos Mundos, Tantos Siglos y COINCIDIR ūüíě
El amor de tus vidas


El amor de tus vidas


EL ENCUENTRO CON EL AMOR DE TUS VIDAS

¬ŅAlguna vez se ha cruzado con alguien y ha sentido una sensaci√≥n de familiaridad, una especie de reconocimiento que, pese a no ser comprendido,  nos impulsa a intentar detener el tiempo y disfrutar de ese instante para siempre?
Probablemente ha experimentado este sentimiento y no supo explicar con palabras todo lo que le pas√≥ por su ser. 
Nuestra alma encarna en diversas vidas, distintos tiempos y diferentes mundos. En cada vida, juega un rol particular, una historia de vida que tiene una misi√≥n por cumplir, lecciones que aprender, karmas que sanar y experiencias por vivir. Todo esto forma parte de un plan que el mismo ser dise√Īa antes de bajar al plano de la tercera dimensi√≥n.
En cada vida, el alma interact√ļa con otras almas que tambi√©n est√°n realizando su propio recorrido, su propio proceso. Hay encuentros que se producen entre almas que son muy significativos, cargados de historias y emociones que superan lo que puede haberse compartido en tan solo una vida. Esto es debido a que dichas almas, ya han sido part√≠cipes de la la historia √°lmica de la otra y al verse, aunque no logren comprenderlo conscientemente, se recuerdan.
Cada vez que encarnamos, los datos almacenados de vidas pasadas nos acompa√Īan aunque nosotros lo desconocemos. Diremos que al nacer, creemos que lo hacemos con un disco r√≠gido vac√≠o, pero en realidad, la informaci√≥n contenida est√° encriptada. 
La persona transita su vida, con las singularidades propias de la existencia.  Hasta que un contacto inesperado, ofrece una clave secreta que comienza a desencriptar, todos los datos de vidas pasadas que nuestro inconsciente manten√≠a silenciosamente almacenados.
El sujeto percibe algo pero no puede describir qu√© es realmente. Su coraz√≥n en ese instante se detiene, su ser se moviliza de pies a cabeza, sacudiendo cada plano de su existencia. Olores, recuerdos, sensaciones, visiones, emociones, pensamientos, lugares y experiencias han comenzado a actualizarse en un segundo plano. Pero la persona no es capaz de decodificar todo lo que est√° sucediendo, simplemente porque se est√° dando a una velocidad que el tiempo y el espacio de nuestra dimensi√≥n lo impiden. Sin embargo, la activaci√≥n de datos est√° sucediendo, el coraz√≥n comienza latir con todas sus fuerzas, para que el contacto no pase desapercibido. Desde ese momento, ya nada ser√° lo mismo. 

Testigo del encuentro entre dos almas gemelas

El encuentro entre dos almas af√≠n, que se corresponden en el amor, puede darse de m√ļltiples maneras. Las almas que est√°s destinadas amarse simplemente se cruzan vida tras vida, porque hay algo que las atrae, que las une, que las mueve a buscarse, y en el mejor de los casos a encontrarse.
Brian Weiss es un prestigioso psiquiatra que vio reencontrarse a dos almas gemelas en el sillón de su consultorio. El fue participe de un encuentro, esperado, inevitable entre dos seres que se amaban más allá del tiempo y el espacio.
Elizabeth llega a la consulta tras conocer que Weiss, realizaba terapias regresivas que podr√≠an permitirle conectar con madre fallecida, a quien no dejaba de extra√Īar ning√ļn d√≠a desde que hab√≠a partido. Su vida laboral exigente hab√≠an logrado subirla en una vertiginosa monta√Īa rusa que no le daba tiempo a parar para pensar ni sentir, mucho menos para enamorarse.
Pedro, estaba en la ciudad por temas de negocio y aprovech√≥ la ocasi√≥n para consultarle a Weiss sobre un dolor que lo aquejaba y que ning√ļn m√©dico pod√≠a curar.  Al mismo tiempo quer√≠a saber si podr√≠a tras la hipnosis volver a ver a su hermano. Este hab√≠a muerto y aun no pod√≠a superar tal p√©rdida.
Hasta aquí nada que sorprenda a un psiquiatra. Pero todo cambió cuando sus pacientes comenzaron a relatar vidas pasadas donde coincidentemente, Elizabeth era parte de la vida de Pedro y Pedro parte de la de Elizabeth.
Weiss no supo que hacer al descubrirlo, las reglas de su profesión le impedían intervenir y hablar con un paciente de la terapia de otro. Sin embargo, temía que si no hacía algo al respecto ellos podrían perder la posibilidad de reunirse en esta vida. Por alguna situación, el era poseedor de una información que lo dejaba en un callejón sin salida. Por otra parte, él era muy consciente que no debía intervenir en el destino de la gente, pues esto iría en contra de la libertad de albedrío que cada ser posee y que el universo y todos sus actores deben respetar.

Diversos vínculos, el mismo amor

El encuentro entre dos almas gemelas se produce porque en su historia tienen escrito un mismo origen. Han sido hojas de un mismo bosque y eso hace que sientan una necesidad interna, un vacío que solo puede colmar el encuentro con ese ser con el que han compartido un sin fin de experiencias a lo largo de la historia.
Ser parte de un mismo bosque les hace compartir un sentimiento de familiaridad que se acrecienta cuando se ha sido parte de un mismo √°rbol y cuanto m√°s si se ha compartido la misma rama. La uni√≥n es m√°s intensa. Imagine ahora si usted se encuentra en una vida, con alguien con quien comparti√≥ el mismo tallo. Usted cree, que tal encuentro, ¬Ņpodr√≠a pasar desapercibido para ambos?
El amor es el mismo pero se manifiesta en diferentes expresiones vinculares. Es decir, no siempre el encuentro entre dos almas va ser desde el amor de pareja, también puede suceder como amor fraternal de padres e hijos, abuelos y nietos, hermanos, amigos. Incluso se produce entre miembros de especies diferentes.
En este momento me viene a la mente el caso, de una chica que cuid√≥ de una mariposa a la que se le hab√≠a lastimado su ala, lo que le imped√≠a volar. Establecieron un v√≠nculo estrecho e intenso. La chica le salv√≥ la vida, y estuvieron juntas hasta que la mariposa finalmente muri√≥. La vida de estos seres es realmente corta, pese a esto, los cuidados que recibi√≥ hicieron que sobreviviera aunque herida, durante varias semanas. Siempre prendida de la ropa de su hero√≠na humana, que inclusive ide√≥ un m√©todo para pegar su ala. 
Un caso famoso, es el de Nikola Tesla quien ten√≠a un profundo respeto y cari√Īo por las palomas. En particular hab√≠a una que siempre lo visitaba y que el amaba profundamente. Dicen quienes estuvieran cerca de √©l, que jam√°s se enamor√≥ ni quiso a nadie como lo hizo con aquella paloma…
encuentro de almas gemelas

QUIZ√ĀS EN OTRAS VIDAS…

Algunos encuentros entre almas son intensos, el reconocimiento es mutuo y ambos eligen pasar el resto de su vida juntos.  En otros casos, el reencuentro es ef√≠mero, puede durar minutos, pero siempre deja un rastro y un aprendizaje que le permitir√° al sujeto lograr un gran paso en su evoluci√≥n √°lmica. 

Hay vidas en las que uno de los seres ha alcanzado una maduraci√≥n espiritual y un despertar de consciencia que r√°pidamente le permite detectar a su alma gemela. Pero, el proceso del otro, muchas veces no est√° en la misma frecuencia y para este √ļltimo la conexi√≥n no es vivenciada de la misma manera. Por respeto a su propia libertad y a las leyes y designios del universo, debe callar esperando que la otra persona sienta la activaci√≥n del recuerdo. No debemos olvidar que es uno el que escribe un libreto antes de bajar y se somete tambi√©n a las reglas de juego. Donde el otro quiz√°s, no escribi√≥ nuestro nombre en su guion.
Hay casos, que la b√ļsqueda incipiente existe pero nunca se produce la reubicaci√≥n de nuestra alma gemela. Esas personas sienten en su coraz√≥n una b√ļsqueda que los interpela pero que los deja lastimosamente con las manos vac√≠as.
Finalmente existen situaciones donde el reconocimiento est√°, pero se ha llegado tarde al encuentro. Las almas sufren en silencio, por un amor prohibido impedido de lograr la fusi√≥n tan anhelada. 
desencuentro de almas gemelas
Ricardo Arjona en su letra ¬ęSin da√Īos a terceros¬Ľ retrata de manera exacta este desencuentro entre almas que, pese haberse reconocido y recordado, no lograron hacerlo a tiempo…

Justamente ahora, irrumpes en mi vida
con tu cuerpo exacto y ojos de asesina,
tarde como siempre,
nos llega la fortuna.

T√ļ ibas con √©l, yo iba con ella,
jugando a ser felices por desesperados,
por no aguardar los sue√Īos,
por miedo a quedar solos.

Pero llegamos tarde,
te vi y me viste.
Nos reconocimos en seguida
pero tarde, maldita sea la hora
que encontr√© lo que so√Ī√©,
tarde.

Tanto so√Īarte y extra√Īarte sin tenerte,
tanto inventarte.
Tanto buscarte por las calles como un loco,
sin encontrarte.

Y ahí va uno de tonto, por desesperado,
confundiendo amor con compa√Ī√≠a
y ese miedo idiota de verte viejo y sin pareja
te hace escoger con la cabeza,
lo que es del corazón.

Y no tengo nada contra ellos,
la rabia es contra el tiempo
por ponerte junto a mí,
tarde.

Ganas de huir,
de no verte ni la sombra,
de pensar que esto fue un sue√Īo o una pesadilla,
que nunca apareciste,
que nunca has existido.

Ganas de tocarte,
ganas de besarte,
de coincidir contigo y amarrarte en un abrazo,
de mirarte a los ojos
y decirte: Bienvenida.

Pero llegamos tarde,
te vi, me viste.
Nos reconocimos enseguida, pero tarde
quiz√°s en otras vidas,
quiz√°s en otras muertes.

Que ganas de rozarte,
que ganas de tocarte,
de coincidir contigo, golpearte con un beso,
de fugarnos para siempre…
Sin da√Īos a terceros. 

LAS ALMAS GEMELAS SE RECONOCEN MUTUAMENTE

Era una c√°lida noche de verano, Tolomeo asisti√≥ junto a su familia a un espact√°culo local. De repente comenz√≥ a escuchar que por el parlante anunciaban la llegada de una tal Neferet. Durante mucho tiempo, el vivi√≥ en otra ciudad, no sab√≠a quien era esa popular Neferet que tanto arengaba el presentador. Era un nombre extra√Īo pero sin embargo le resultaba algo familiar…
Por un instante su mente se traslad√≥ a su adolescencia. y record√≥ que la novia de un amigo se llamaba as√≠. Para cuando volvi√≥ su mente a la escena actual, Neferet danzaba frente a sus ojos. Su admiraci√≥n fue directo a sus labios y al modo que ella mord√≠a su labio inferior en una expresi√≥n que el defini√≥: ¬ęElla siente pasi√≥n mientras baila¬Ľ. Qued√≥ capturado por sus movimientos pero sobre todo por aquella expresi√≥n de su boca.
4 a√Īos despu√©s, Neferet sufre un desperfecto en su hogar y llama solicitando que fueran a repararlo. Dos hombres aparecieron para intentar remediar el problema. Uno era conocido de ella, permaneci√≥ a su lado hablando de cosas banales. El otro entraba y sal√≠a del reciento procurando que todo funcione correctamente. 
Desde que lo vio por primera vez, no pudo dejar de encontrar una excusa para que con disimulo pudiera mirar hacia el lugar donde trabajaba muy concentrado aquel hombre. Hab√≠a algo en √©l que le parec√≠a cotidiano, sin embargo jam√°s se lo hab√≠a cruzado. Terminaron el trabajo y se fueron. 
Luego de aquel d√≠a volvieron a cruzarse 2 veces m√°s. La confianza que habitaba entre ellos hac√≠a que su di√°logo fluyera con total comodidad como si se conocieran desde hace a√Īos. Tolomeo terminaba su trabajo pero permanec√≠a sentado escuch√°ndola. Hab√≠a algo que lo deten√≠a all√≠ pero no pod√≠a describir que era. Ella en silencio percib√≠a la misma sensaci√≥n.
Alguna escasas veces se cruzaron por la calle, ambos sentían que su corazón se detenía y al instante estrepitosamente comenzaba a latir como dando saltos que harían que este se desprendiese del cuerpo.
Neferet un d√≠a tuvo una enorme discusi√≥n con su ex pareja y pidi√≥ al universo una se√Īal para volver a ser feliz, ese hombre la hab√≠a lastimado y humillado durante a√Īos y sent√≠a que nada tendr√≠a para ofrecer pues su existencia ya no val√≠a nada. Luego de tal pedido continuo con su vida habitual. Al d√≠a siguiente, un desperfecto hogare√Īo la oblig√≥ a cambiar todos su planes, esperando que fuesen a repararlo.
Tolomeo, llegó a su oficina, ordenó sus planillas y se encontró con un pedido a nombre de Neferet. La primer visita que estipuló para aquella jornada fue a su casa. Cuando Tolomeo ingresó a la casa de Neferet la sintió muy compungida, la escuchó y en confianza le admitió estar pasando por la misma situación.
Hasta el momento, nunca hab√≠an hablado de sus vidas privadas, pero ese d√≠a expresaron c√≥mo sus ex parejas hab√≠a dinamitado muchos de sus proyectos, pues en ambos casos los hab√≠an desvalorizando durante a√Īos. Los dos estaban desnudando sus heridas. La charla amena entre dos desconocidos parec√≠a en verdad, el reencuentro de dos personas que se conoc√≠an desde siempre y que estaban viviendo vidas paralelas.
Al despedirse, Neferet lo acompa√Ī√≥ hasta la salida y le pronunci√≥ vacilante una frase que sali√≥ de su boca pero que ni siquiera ella detect√≥ que era lo que expresaba. Tolomeo se volvi√≥ y le pidi√≥ que la repita, Neferet la expres√≥ ahora con un tono de voz m√°s fuerte, al punto que ella tambi√©n lo oy√≥: ¬ęEscucha tu coraz√≥n¬Ľ.
Cuando dos almas se reconocen dicen que el que habla es el corazón. Neferet sintió una necesidad irrefrenable de decirle que oyera a su corazón. Ella ya lo había reconocido. Para ese entonces, Tolomeo ya había escuchado el susurro de su corazón diciéndole es ella.
(*) esta historia es basada en un hecho real, s√≥lo se modificaron sus nombres. 
tu alma gemela
Si te gusto este artículo puedes compartirlo.
Scroll al inicio